Una noche para recordar: todos los participantes del Three Point Contest superan los 20 puntos

Una noche para recordar: todos los participantes del Three Point Contest superan los 20 puntos
Lillard (Instagram)

La pasión del baloncesto se apoderó de Indianápolis, donde el concurso de triples de la NBA nos brindó un espectáculo de habilidad y precisión que quedará grabado en la memoria de los aficionados. En una noche donde el talento brilló y la adrenalina fue la constante, el Three-point contest alcanzó cotas de excelencia técnica, deslumbrando a todos con un primer asalto para la historia.

Los tiradores arrancaron con un fervor inusitado, superando la barrera de los 20 puntos uno tras otro, dejando claro que no habría tregua en la búsqueda del título. Trae Young, quien se había medido en la Skills Challenge, desplegó su maestría en la cancha, pasando de un comienzo moderado a un ritmo incendiario que le permitió sumar 26 puntos, poniendo el listón muy alto para el resto. Donovan Mitchell, a pesar de un desempeño menos fulgurante en su zona de «Money-Ball», logró mantenerse en la contienda con 21 puntos.

Tyrese Haliburton, ante el júbilo de sus seguidores locales, demostró su valía desde el inicio y, con una excelente racha en su «Money-Ball rack», igualó la puntuación de Young. Por otro lado, Malik Beasley no logró mantener un ritmo constante, quedándose con la cifra más baja hasta ese momento, 20 puntos.

La respuesta no se hizo esperar de parte de Karl-Anthony Towns

Campeón en 2020, quien desplegó su destreza en los lanzamientos clave para cerrar también con 26 puntos. Jalen Brunson, en su debut, ofreció un recital de siete triples consecutivos, pero no consiguió alcanzar la cima y se quedó con 24 puntos.

Antes de la última ronda, Lauri Markkanen entró en escena con una actuación que, aunque comenzó con un 2/5 en su «Money-Ball rack», terminó con un resplandeciente 25 puntos. Pero fue Damian Lillard, el defensor del título, quien no dio tregua: con un perfecto 5/5 en su último rack, alcanzó los 26 puntos, llevando a un emocionante desempate de 30 segundos.

En ese clímax de tensión y precisión, Karl-Anthony Towns y Damian Lillard empataron con 16 puntos, mientras que Trae Young se quedó justo detrás con 15, accediendo todos a la ansiada final. La sorpresa vino de la mano de Tyrese Haliburton, quien, para desconsuelo de los presentes, no pudo superar los 12 puntos en el tie-break.

El desenlace fue un reflejo de la alta competencia: Lillard retuvo su corona, convirtiéndose en el primer jugador desde Jason Kapono en 2007 y 2008 en conseguir un back-to-back en este evento. Con la victoria aún fresca, el flamante playmaker de los Bucks ya establece su próximo reto: aspira a triunfar por tercera vez en la edición del All-Star Game 2025, que se celebrará en su hogar, la Bahía de San Francisco. Una hazaña que, de lograrla, escribirá su nombre con letras de oro en la historia del concurso de triples.