Hacia 2030: Shell y el ambicioso objetivo de 200.000 estaciones de carga

Hacia 2030: Shell y el ambicioso objetivo de 200.000 estaciones de carga
Shell

En los últimos años, la industria automotriz ha estado bajo una intensa presión para reducir su dependencia de los combustibles fósiles y avanzar hacia prácticas más sostenibles. En este contexto, Shell, una figura emblemática en el sector energético, está dando pasos significativos hacia la transformación de su modelo de negocio, alineándose con las nuevas tendencias del mercado que exigen una menor huella de carbono y un enfoque más verde.

Rediseñando la red de distribución

Como parte de su estrategia de transición energética, Shell ha tomado la decisión estratégica de disminuir su presencia en el mercado de los combustibles convencionales. El último informe de la compañía revela un ambicioso plan de despedirse de aproximadamente 1.000 estaciones de servicio para reemplazarlas con una robusta infraestructura de carga para vehículos eléctricos. La estrategia contempla la eliminación de 500 puntos de venta cada año durante 2024 y 2025, dando paso a un futuro con más de 200.000 puntos de carga eléctrica para 2030, un incremento notable desde los 54.000 actuales.

Enfoque en las estaciones de carga pública

Shell no solamente se enfoca en cambiar su infraestructura, sino que también apuesta por un modelo de estaciones de carga públicas en lugar de las domésticas. Esta decisión estratégica está fundamentada en dos pilares esenciales: facilitar el acceso al consumidor y generar una ventaja competitiva tangible. La vasta red de Shell le permite ofrecer una experiencia de carga que va más allá del servicio básico, incorporando amenidades para el cliente, tales como oferta de alimentos, bebidas y otros productos que enriquecen la espera durante la carga del vehículo.

El impulso hacia la sostenibilidad en italia

Italia se ha convertido en un escenario relevante para la estrategia de sostenibilidad de Shell. La compañía ha adquirido EGO, una empresa dedicada a fomentar el uso de energías renovables, y ha establecido la planta de Zamboni, que tendrá un papel crucial en la generación de energía fotovoltaica. Además, la inversión en Bloomfleet fortalece su posición en el mercado de la movilidad empresarial sostenible, proporcionando soluciones de gestión de flotas y servicios de carga eléctrica integrados.

Un futuro sostenible liderado por la innovación

Shell está marcando un hito en la industria energética con su transición hacia el apoyo de la carga de vehículos eléctricos. La empresa demuestra una clara visión de futuro y un compromiso con la innovación y la sostenibilidad. No sólo atiende a la creciente demanda de soluciones de bajo impacto ambiental, sino que también se establece como un actor clave, liderando el camino hacia un futuro energético sostenible.

Con estos pasos decisivos, Shell no sólo se adapta a un panorama energético en cambio constante, sino que también contribuye a dar forma a un nuevo horizontario para la movilidad, uno que promete ser más limpio, más verde y más alineado con las necesidades de nuestro planeta.