El impacto de los subsidios chinos en BYD: la UE considera medidas de protección

El impacto de los subsidios chinos en BYD: la UE considera medidas de protección
BYD

En un clima de crecientes tensiones comerciales, la Unión Europea ha tomado cartas en el asunto frente a lo que parece ser una competencia desleal por parte de China en el sector de la automoción eléctrica. La Comisión Europea ha puesto en marcha una investigación antidumping sobre los vehículos eléctricos de batería (BEV) importados desde China. La evidencia recolectada hasta ahora indica que el gobierno chino podría estar proporcionando subvenciones injustas a sus fabricantes de BEV, lo cual pone en desventaja a los productores europeos en términos de competitividad.

Respuesta de China a las acusaciones europeas

China, por su parte, ha reaccionado a estas acusaciones tildándolas de proteccionistas. Las autoridades chinas defienden que su presencia destacada en el mercado de los vehículos eléctricos es el resultado de ofrecer productos de calidad superior, no de recibir ayudas gubernamentales. Esta situación destapa la complejidad de las relaciones comerciales internacionales y el choque de intereses entre grandes economías, especialmente en sectores de alta tecnología como el de la automoción eléctrica.

Análisis del instituto kiel sobre las ayudas estatales Chinas

Las dimensiones de las subvenciones por parte del gobierno chino han sido analizadas por el Instituto Kiel, un asesor del gobierno alemán. El estudio ha cuantificado las ayudas y evidencia que éstas han sido un elemento clave en la rápida expansión de los fabricantes chinos, no solo en su propio territorio sino también hacia la Unión Europea. Con subsidios que cuadruplican los de los principales países de la UE y la OCDE, empresas como BYD han gozado de una posición ventajosa.

La situación de Byd y sus implicaciones globales

El informe del Instituto Kiel pone de relieve que prácticamente todas las compañías chinas que cotizan en bolsa recibieron apoyo directo en 2022, siendo BYD la que más se benefició, con cerca de 3.400 millones de euros en ayudas. Estos subsidios, que van más allá de las transferencias directas de efectivo, incluyen ventajas como el acceso preferente a materias primas esenciales, transferencias forzosas de tecnología y trato favorecido en procedimientos de adquisición pública y administrativos. Estas prácticas han permitido a BYD sobrepasar a competidores de envergadura global, como Tesla.

Expectativas ante la investigación Europea

La investigación de la Unión Europea está en marcha y se espera que los resultados finales se conozcan a finales del presente año. La futura visita del canciller alemán Olaf Scholz a China podría representar una oportunidad para abordar estos asuntos de manera directa con el gobierno de Beijing. Los autores del estudio del Instituto Kiel sugieren que iniciar negociaciones podría ser una aproximación constructiva para resolver estas disputas. La industria automovilística europea aguarda con expectación el desenlace de este proceso, consciente de que los resultados podrían tener un impacto significativo en el mercado global de vehículos eléctricos.