El fútbol ante una nueva era: la tarjeta azul y su posible efecto en el juego

El fútbol ante una nueva era: la tarjeta azul y su posible efecto en el juego
Tarjeta azul

El ambiente del mercado de fútbol está en ebullición, pero no solo por los rumores de transferencias y compras: es una nueva regla la que ocupa un lugar central en las discusiones entre los aficionados. La propuesta de la IFAB de introducir en el fútbol la llamada «tarjeta azul» está levantando un avispero de dudas y polémicas.

Se suceden la confusión y las incertidumbres, en particular sobre cómo tal medida podría impactar en porteros y entrenadores. Los aficionados se preguntan: ¿un equipo será forzado a jugar sin su defensor final en caso de sanción? ¿O el reglamento prevé excepciones o soluciones alternativas? ¿Y los técnicos, estarán sujetos a esta nueva forma de castigo?

Vayamos al grano: como ha revelado ‘The Telegraph’, los porteros no están inmunes al riesgo de afectados por la nueva tarjeta, mientras que los entrenadores pueden respirar aliviados. En caso de que un guardameta reciba la tarjeta azul, el equipo se enfrentaría a un dilema: realizar una sustitución permanente o confiar la portería a un jugador de campo por la duración de la penalización. Si en el banquillo hubiera un segundo portero, las reglas permitirían usarlo en sustitución.

En cambio, en ausencia de un portero sustituto, un jugador de campo debería calzarse los guantes entre los palos, como ya ocurre cuando un portero expulsado con las actuales reglas del juego. Pero para los entrenadores no hay novedades en el horizonte: la tarjeta azul no se aplicará a ellos.

Entrenadores: la tarjeta azul no se aplicará

Aun así, a pesar del aire de tormenta que se respira, la FIFA ha querido aclarar, precisando que la fase experimental de la tarjeta azul aún está en curso y no verá su aplicación inmediata en el fútbol profesional. La fase de prueba, que durará hasta el próximo 2 de marzo, cuando se reúna la IFAB, incluye el test de la nueva regla en categorías menos expuestas mediáticamente.

Subrayando este camino de prueba, la FIFA ha reiterado que cualquier experimentación se llevaría a cabo con responsabilidad en los niveles inferiores del fútbol, lejos del ojo del gran público y del bullicio de las principales competiciones. De hecho, según lo reportado por el diario deportivo MARCA, las pruebas ya han comenzado desde hace tiempo en algunos campeonatos menores, como los suecos y galeses, y los feedbacks parecen ser positivos.

No obstante, el organismo futbolístico internacional invita a la calma, señalando que aún no se ha tomado ninguna decisión definitiva. Queda por ver si la introducción de la tarjeta azul se convertirá en una realidad que cambiará la cara del fútbol o si permanecerá como una idea controvertida confinada a las páginas de los periódicos deportivos.