El diseño que hizo historia: Fiat 500 Tributo Trepiuno

El diseño que hizo historia: Fiat 500 Tributo Trepiuno
500 Tributo Trepiuno

En el competitivo y nostálgico mercado automotriz, pocos modelos pueden alardear de una herencia tan rica y una influencia duradera como el Fiat 500. Recientemente, el departamento de Patrimonio de Stellantis ha desvelado una edición que no solo celebra la historia, sino que además mira hacia el futuro con reverencia e innovación: el Fiat 500 Tributo Trepiuno.

Veinte años de innovación y diseño

El Fiat 500 Tributo Trepiuno es un homenaje palpable a la visión que, hace dos décadas, revolucionó la estética y funcionalidad de los 500 contemporáneos. En 2004, el Fiat Trepiuno se reveló al mundo en el Salón del Automóvil de Ginebra, marcando un hito en la trayectoria de Fiat. Este concept car no solo rendía tributo al icónico 500 de la década de 1950, sino que también sentó las bases para la generación de modelos que surgiría en 2007 y que sigue vigente en el mercado.

Un proyecto especial resurge

Bajo la atenta dirección de Roberto Giolito, el equipo de «Reloaded by Creators», una iniciativa del departamento histórico de Stellantis, se ha dedicado a revivir y personalizar modelos que han marcado la historia de marcas emblemáticas como Fiat, Lancia, Abarth y Alfa Romeo. Es en este contexto donde se enmarca el Fiat 500 Tributo Trepiuno, una edición limitada que promete traer de vuelta la magia de aquel diseño pionero y la excelencia mecánica.

Diseño que rinde cuentas al pasado

El Tributo Trepiuno se basa en la estructura mecánica del Fiat 500 Mild Hybrid, equipado con un motor de gasolina 1.2 de 70 CV. La carrocería y los interiores, aún en proceso de finalización pero cuyos diseños digitales anticipan un acabado excepcional, están diseñados para ser únicos. La decoración blanca, las características luces traseras con un orificio en el centro y el emblemático logotipo de Fiat con fondo azul, remiten directamente al Trepiuno de 2004, reflejando la identidad de los modelos producidos por la marca turinesa entre 1999 y 2007.

Una idea que perdura

Roberto Giolito, quien fuera cabeza del centro de estilo de Fiat y considerado el «padre» del moderno Fiat 500, refleja sobre el concepto original del Trepiuno. Su equipo y él se enfocaron en purificar la estética, destacando las líneas esenciales del 500. Inspirándose en el diseño de 1957 creado por Giacosa, el Trepiuno ofrecía una carrocería refinada y una estructura de chasis avanzada con una mezcla de aluminio y aceros de alta resistencia. Esta combinación no solo mejoraba la absorción de impactos, sino que también protegía a los ocupantes con mayor eficacia, una innovación que se manifestó en el 500 lanzado en 2007. Con más de 3,2 millones de unidades vendidas, el Fiat 500 se prepara para despedirse del mercado en julio, pero su legado y espíritu siguen vivos en el Tributo Trepiuno.

Como experto en automoción, uno no puede evitar sentir un vínculo emocional con este tipo de proyectos que, más allá de la fabricación de un vehículo, representan un reconocimiento a la tradición y la historia automotriz. El Fiat 500 Tributo Trepiuno no es solo un coche; es una pieza de arte rodante que encapsula dos décadas de pasión, diseño y avance tecnológico.